LA MADRE MARIA

 

 

Reina de los Ángeles es la Madre María, por ser Ella el más excelso Ser Angélico y porque los Ángeles siempre estaban a Su alrededor, gozando de la fragancia de Su Presencia. No había ningún velo entre el Reino Angélico y la presencia de María. Por medio de la devoción a la Madre María, entramos en contacto con la Radiación Angélica. La actual devoción a los Ángeles que tiene la humanidad fue traída por el Maestro Saint Germain. Los Ángeles se acercan al aura de aquellos que viven y moran en permanente estado de amor, y allí habitan. María, al ser llevada al Templo a los tres años, fue tratada fuertemente, al igual que los demás que eran entrenados. Pero en las noches, era instruida por el Arcángel Miguel, que sentándose al borde de Su cama, le enseñaba la actividad de los Ángeles Defensores. Para entretenerla, le hacía desfilar escuadrones de Ángeles para que jugara. El Árcangel Rafael se le aparecía a María por las tardes, y ella se deleitaba con su amor.

Las Rosas Blancas son el Patrón Electrónico de la Madre María y fue lo que encontraron los apóstoles, una para cada uno, en el sepulcro de María en el día de su Asunción. Ella desencarnó un día 15 de Agosto, y luego absorbió Su Cuerpo Físico dentro del Santo Ser Crístico en Su Corazón. Todo quedó impregnado con olor a rosas. Su Llave Tonal es el "Ave María" de Franz Schubert. La Madre María fue coronada como Reina de los Cielos después que hizo su Asunción

La enseñanza de la Magnificación, dada por Mariá, quedó plasmada en las palabras que le dijo a su prima, Santa Isabel, cuando la fue a visitar estando embarazada de Jesús. Esto es lo que hoy en día se conoce y reza com el "Magnificat". La Magnificación fue enseñada por Mariá a Jesús, cuando le dijo:"Tu alma tiene el poder de Magnificar todo aquello que decidas aceptar como real". Hay que Magnificar solamente a Dios, en vez de magnificar las apariencias negativas. Este principio ha sido bendecido muchas veces por el Maestro Saint Germain, y otras tantas le salvó la cordura en la encarnación a Mariá. Esto ayuda a pasar todas las experiencias que se tengan que atravesar. Se puede Magnificar el Bien como el mal. Se puede Magnificar las sombras o angustias del mundo de las apariencias, o el Poder de Dios. La Madre Mariá y los Seres de Luz viven Magnificando el Bien en los seres humanos, mientras la conciencia externa y limitida del estudiante magnifica las apariencias. Mariá Magnifica la Luz en nuestros corazones, porque Ellas cree en nosotros hasta hacernos "Libres en Dios".

Mariá subió sola al Calvario siendo la madre de Jesús, y descendió, después de la Crucifixión, siendo la Madre de la Humanidad. Allí, Mariá se convirtió en Madre Divina. Dice Mariá: "¡Cuando antes había un solo Ser muy preciado, ha nacido ahora el amor por los muchos!". El impulso que Mariá había sostenido solamente por Jesús, luego se convirtió en el propósito para todos. Cuando Jesús dijo en sus últimas palabras:"Madre, he aquí a tus hijos. ¡Hijos, he aquí a vuestra Madre!", fue un Comando Cósmico en el que la Llama del Corazón de Mariá fue expandida cósmicamente, hecho al que Ella se refiere como la Hora de la Iniciación, que duró tres horas. Mariá en el Calvario, se convirtió en la Receptora maravillosamente bendita de las almas de los hombres. Mariá es la Madre de todas las almas que pertenecen a las evoluciones de la Tierra. El Cuerpo Causal de la Madre Mariá es el de la humanidad.